El sistema capitalista internacional está en crisis, y además ha generado la crisis civilizatoria de la humanidad. ¿Cómo seguimos?

 

Por Luis Lafferriere

El autor de la nota reflexiona sobre la gravedad inédita de la crisis del sistema capitalista a escala mundial, no sólo por la imposibilidad de lograr nuevas fases expansivas de su economía sino principalmente por haber generado una crisis civilizatoria de toda la humanidad, lo que demanda un urgente cambio de rumbo (de la Redacción del Chasqui del Litoral).

El orden social capitalista ya ha logrado en este siglo XXI imponerse en casi todos los rincones del planeta. Analizar su situación nos puede dar señales sobre dónde estamos y hacia dónde vamos como humanidad, y de esa manera no sólo tomar conciencia de los graves problemas actuales y de los peligros futuros, sino también poder actuar para intentar cambiar el rumbo suicida hacia el abismo que implica la marcha global del sistema. Las lógicas dominantes del sistema capitalista El capitalismo se asienta en una dinámica económica que tiene como características ciertos rasgos esenciales: uno, que quienes deciden si se va a producir o no, y qué cosas se van a producir, son los empresarios dueños de los medios de producción, y cuando deciden tienen como prioridad la búsqueda de la máxima ganancia; otro, que el sistema busca el máximo crecimiento posible, ya que de lo contrario entra en crisis; y un tercero, es que para lograr el crecimiento, además de inversiones se necesita que aumente la demanda global de manera sostenida en el tiempo. De todos modos, el crecimiento histórico del capitalismo muestra que el mismo se produce de manera cíclica, intermitente, con etapas de expansión y con momentos donde la misma se interrumpe y se genera una recesión. En los momentos de expansión, el crecimiento puede generar mejoras relativas en el empleo y los salarios, pero siempre se acompaña con una mayor concentración de la economía y de sus mercados, en paralelo a una creciente desigualdad social. También durante la expansión se multiplica la extracción de recursos de la naturaleza, el uso de energía y la expulsión de residuos y derechos al ambiente. Por lo tanto, crecimiento se iguala también a la depredación de los bienes comunes y a la creciente contaminación ambiental. 7 Actualidad El autor de la nota reflexiona sobre la gravedad inédita de la crisis del sistema capitalista a escala mundial, no sólo por la imposibilidad de lograr nuevas fases expansivas de su economía sino principalmente por haber generado una crisis civilizatoria de toda la humanidad, lo que demanda un urgente cambio de rumbo (de la Redacción del Chasqui del Litoral). Por Luis Lafferriere 8 Si durante una recesión o una crisis el crecimiento se interrumpe, habrá menor depredación; pero por el contrario se agravan los problemas sociales, por la caída de los ingresos y el aumento de la desocupación, con su secuela de mayor pobreza e indigencia. (1) La marcha del capitalismo mundial: crisis, reestructuración y nueva crisis. Si analizamos lo que viene sucediendo en las últimas décadas en el mundo, podemos observar el fin del largo proceso expansivo producido durante la segunda postguerra (el llamado modelo “fordista-keynesiano”, vigente entre mediados de los años ’40 y los años ’70 del siglo XX). Una de las causas de ese final estaría dada en la caída tendencial de la tasa de ganancia de las grandes empresas de los países del norte global. (2) Eso dará lugar a una crisis del modelo vigente hasta entonces, y a una profunda reestructuración del sistema capitalista internacional, impulsada por las grandes corporaciones y el capital financiero más concentrado de los países centrales, a través de su proyecto neoliberal, buscando recomponer la disminuida tasa de ganancia. Esa reestructuración implicó un cambio en la orientación política de los gobiernos, favorables a la desregulación, las privatizaciones de empresas públicas, las reformas fiscales para desgravar a los ricos y recargar a los que menos tienen, las reformas laborales para quitar derechos a los trabajadores y bajar el costo de producción; además de un cambio de las estrategias de las grandes empresas transnacionales, de organizar la producción a escala mundial, llevando parte de sus procesos productivos a países de muy bajo costo laboral, tributario y ambiental (acompañado por un notable desarrollo de las innovaciones tecnológicas). En paralelo, parte importante de las inversiones se canalizan hacia actividades especulativas, lo que dio inicio a una acumulación irracional e insustentable de rentabilidad fuera de la esfera productiva, que irá generando burbujas que no se apoyan en generación real de riquezas y provocarán grandes desequilibrios y crisis financieras. Reestructuración capitalista muy exitosa… pero genera nuevos problemas El éxito innegable de la reestructuración capitalista neoliberal se puede observar no sólo en la magnitud de los cambios productivos y de todo el orden social, sino también en la generación de dos grandes problemas para el crecimiento del propio sistema. (2) Por un lado, la concentración de riquezas en un puñado reducido de gigantescas corporaciones y bancos, va a dejar a las mayorías de las sociedades con un escaso poder de compras, lo que constituirá un fuerte limitante para generar un mayor consumo y el despliegue de una nueva fase expansiva. Por otro lado, el aumento sideral de la masa de capitales especulativos fue superando ampliamente al comercio y la producción mundial, y llevó a un enriquecimiento de los especuladores basado no sólo en la apropiación de la ganancia productiva sino también en la desposesión de riquezas y el saqueo de recursos del resto de la sociedad. Este eufórico crecimiento del crédito y los instrumentos financieros surge como necesidad de mantener el consumo alicaído por la débil demanda que dejan las políticas neoliberales. Si bien el crecimiento económico se pudo mantener provisoriamente, se logró en base a políticas “artificiales” promovidas en especial en los Estados Unidos, con aumento del gasto público (en especial gastos en defensa, en armamentismo, en C&T en beneficio de las grandes corporaciones del complejo militar industrial, etc) y un aumento del gasto privado impulsado por la multiplicación del crédito y por sucesivas burbujas especulativas que a través del efecto riqueza provocaban fuertes aumentos del consumo privado. Estados Unidos fue así operando como “locomotora” de la demanda mundial durante la última década del siglo XX y los primeros años del nuevo siglo. El reflejo de esta acción fue un creciente déficit del comercio externo norteamericano, al com- 9 prar del resto del mundo mucho más de lo que colocaba, y entregar a cambio papelitos de colores (aceptados como moneda universal). Eso permitía que la gran capacidad productiva global pudiera evitar temporalmente el obstáculo de mercados insuficientes, ya que la mayor producción sobrante se colocaba en el mercado de los EEUU. (3) La explosión de una nueva y gran burbuja/estafa La última gran burbuja impulsada por los bancos comerciales más grandes de la potencia hegemónica, fue la hipotecaria. La misma, a través de créditos irresponsables otorgados a deudores de dudosa capacidad de pago, incentivó el mercado inmobiliario y la construcción de viviendas, con gran impacto reactivante sobre la economía. Sobre la base de esas hipotecas se generaron se generaron a su vez nuevos instrumentos de inversión, que los grandes bancos norteamericanos colocaron en todo el mundo. Cuando llegó la hora de pagar los créditos y se manifestó la insolvencia de los deudores, los bancos vieron caer los valores de los inmuebles y de las propias hipotecas, y con ellas los compromisos con los instrumentos de inversión colocados en todo el mundo y que luego no podían afrontarse. De esa manera, lo que se inició en el 2007 como una crisis hipotecaria en los Estados Unidos, se transformó en una grave crisis financiera, afectando la seguridad y la rentabilidad de grandes bancos y fondos de inversiones internacionales. Esto a su vez provocó una crisis de la economía real, por el impacto negativo sobre la construcción y el mercado inmobiliario, por la caída de la liquidez en el sistema financiero, y por la suba de la tasa de interés con el objeto de retener ahorristas. Pero avanzada como estaba la globalización financiera, la crisis se extendió desde los EEUU al resto del mundo. (4) Eso provocó una recesión sin precedentes desde la Segunda Guerra Mundial, y sus efectos se extendieron paulatinamente a muchos espacios del planeta. Esta estafa gigantesca que dio lugar a esa gran crisis financiera y económica internacional, en lugar de llevarse presos a los banqueros responsables y de ponerse mayores controles sobre el sistema, tuvo como respuestas de los Estados de los países centrales, acudir con ayuda inédita a esos banqueros estafadores. Más grave aún, sin embargo, es que los billones de dólares estatales que se destinaron a salvar a los grandes bancos privados no llegaron ni a las empresas en dificultades ni a los asfixiados deudores, pero sí contribuyeron a ampliar el poder de la banca más concentrada, causante y beneficiaria central de ese proceso fraudulento. La raíz de la nueva crisis de la economía mundial no está en el crecimiento notable de los instrumentos financieros especulativos, sino en que los mismos crecieron para tratar de contrarrestar la caída tendencial del crecimiento económico mundial, desde fines de los años ’60 del siglo XX. Los productos financieros derivados, principal componente de la trama especulativa global, “que representaban en 1988 unos 80 billones de dólares (2,5 veces el Producto Global de ese año), en diciembre de 2003 alcanzaban los 200 billones de dólares (5,3 veces el PBG) y a mediados de 2008, en plena euforia financiera, saltaron a 680 billones (11 veces el PBG), la recesión de 2009 los hizo caer: para mediados de ese año habían bajado a 590 billones (9,5 veces el PBG).” (5) Al explotar la burbuja hipotecaria y romperse la cadena fraudulenta de los títulos basura, llegaba a su fin la euforia especulativa. Desde entonces, las cifras nominales se estancaron o subieron muy poco reduciendo su importancia respecto del Producto Bruto Global. El crecimiento sostenido de la economía mundial hasta el momento de desatarse esta última crisis (año 2007/2008) tuvo como uno de sus principales protagonista a la República Popular 10 China, gran proveedor de los Estados Unidos y gran demandante de bienes primarios del resto del mundo. Esta nueva potencia mundial comenzó su trayectoria ascendente en los años ’80, impulsada por una nueva orientación de su economía y por la llegada masiva de inversiones de corporaciones estadounidenses, que buscaban recuperar su tasa de ganancia en un mercado con mano de obra muy barata. Desde ese territorio producirán para vender sus bienes en el mercado de EEUU, que se había convertido en la locomotora de la demanda mundial. Hasta la gran crisis, y acompañando el crecimiento mundial y la demanda creciente de productos primarios por la República Popular China, también se había producido un boom de los precios de las commodities, y con ello el despliegue del nuevo extractivismo en América Latina, de la mano de gobiernos de distintos signos políticos. Pero la crisis los hará caer estrepitosamente. Será el inicio del agotamiento de los prósperos años del extractivismo latinoamericano, y de un período de estancamiento con grandes dificultades internas, tanto económicas como sociales. En las sociedades del norte opulento las cosas no fueron mucho mejores. Los estados endeudados para salvar a los bancos estafadores, de la mano de gobiernos neoliberales, buscarán solventar sus déficits fiscales apelando a las recetas ya conocidas de bajar el gasto público destinado a fines sociales y aplicar políticas de ajuste. Los ingresos se irán concentrando cada vez más en los bolsillos de los grandes especuladores, y la débil recuperación económica no alcanzará a compensar a la masa de trabajadores por la caída de sus salarios. A más de una década de la gran crisis/estafa La orientación de las políticas neoliberales se mantendrá luego de la crisis en casi todos los países capitalistas centrales, lo que implica una continuidad en la generación de nuevas burbujas especulativas, el crecimiento de la masa de capitales líquidos, el enriquecimiento de una minoría reducida de la población mundial y una grosera desigualdad en la distribución del ingreso y la riqueza. (6) Hoy vuelve nuevamente la amenaza de una nueva gran crisis, según el consenso de gran cantidad de expertos, que indican con muchos fundamentos que la misma podría producirse entre 2020 y 2021. Las principales economías (China, EEUU y Alemania) que representan alrededor del 55% del producto mundial muestran una fuerte disminución de su actividad, y otras muy importantes (como Japón, Italia, etc) vienen con muchos problemas desde hace varios años. Lo mismo sucede con otras economías menores de la periferia del sistema, como Brasil, México, Argentina, Venezuela, etc. No sólo la debilidad del consumo global y de la inversión productiva, sino también la insuficiencia de las políticas monetarias expansivas y las dificultades para incrementar el gasto público (por el alto endeudamiento estatal), que se suman a la nueva oleada proteccionista y los crecientes conflictos comerciales, se agregan a este cóctel explosivo que incluye un endeudamiento astronómico de estados, empresas y consumidores, y la acumulación gigantesca de capitales especulativos que ya no tienen sustento en la generación de riquezas genuinas. (7) Junto a nuevas señales de la posibilidad de otra gran crisis (donde no se discute si tendrá lugar o no, sino cuándo sucederá), el orden social capitalista ha conducido a toda la humanidad a una crisis civilizatoria sin precedentes. Por un lado, una crisis ambiental que a través de la depredación y sobreexplotación de los bienes comunes de la Tierra está provocando una escasez creciente de bienes esenciales para la vida, y por la contaminación gigantesca está modificando las condiciones que permitieron la supervivencia de los humanos y de muchas otras especies. Por otro lado, una crisis humanitaria, que implica que más de la mitad de la población mundial se encuentra en una situación de pobreza, y alrededor de dos mil millones de personas pasan hambre todos los días. El consenso científico es casi unánime en sus llamados cada vez más enérgicos para cambiar el rumbo, porque estamos superando varios de los límites que nos pone el planeta, y marchamos hacia colapsos inevitables. El calentamiento global, los futuros colapsos energéticos, la pérdida 11 de la biodiversidad, la contaminación de las aguas, y el avance la sexta extinción masiva de especies provocada por la actividad humana, ponen un marco preocupante para la continuidad de un sistema que sólo reconoce sus únicas prioridades, que son la maximización de las ganancias a nivel micro y del crecimiento a nivel macro. En medio de esta crisis civilizatoria se presenta la antes mencionada crisis del sistema como tal, que requiere una demanda creciente y sostenida que no podría darse ni aún incluyendo a la fiesta hiper consumista a parte de los miles de millones empobrecidos, ya que la limitación de los recursos materiales cada vez más escasos impediría una salida de ese tipo. (8) Frente a esta situación no es posible seguir actuando como si nada grave sucediera, ni seguir haciendo más de lo mismo. Los graves problemas actuales se irán multiplicando y potenciando hasta hacer imposible la vida en el planeta, en un futuro nada lejano. De cómo seguimos dependerá de lo que hagamos hoy… Este complejo y preocupante panorama obliga a un urgente y profundo debate acerca de la imposibilidad de continuar en el marco de un orden social suicida y biocida, y de buscar soluciones en la coyuntura que no ignoren los graves condicionantes estructurales sino que contribuyan a transitar por otros rumbos sistémicos, en procesos de transición para construir nuevas formas de producir, de consumir y de convivir. En armonía con nosotros mismos, entre nosotros y con la naturaleza de la cual formamos parte. Único camino posible si deseamos que las futuras generaciones puedan seguir viviendo este planeta, nuestro único hogar.

Boletín Chasqui del Litoral

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.