Ultimátum a Macri de los gobernadores por impacto de medidas

Las provincias gobernadas por la oposición reclamaron fondos para cubrir las consecuencias de las medidas económicas anunciadas por Macri. Advirtieron que quedan «al borde de una grave crisis».

 

Por Ariel Basile

Este lunes, a las 9 de la mañana, el Consejo Federal de Inversiones recibirá a los fiscales de Estado de las provincias, quienes terminarán de pulir las medidas cautelares contra el recorte de fondos que sufrirán los distritos como consecuencia de los anuncios paliativos que anunció Mauricio Macri tras su derrota en las PASO.

En rigor, será el segundo capítulo de la serie que comenzó este miércoles en ese mismo lugar con la reunión de gobernadores (excepto los enrolados en Juntos por el Cambio), quienes decidieron endurecer el reclamo contra una poda que estiman en más de $51.000 millones, determinación tomada en un clima en donde los mandatarios perciben la quita como un castigo a las provincias de un Gobierno que atraviesa su fase terminal.

La suba del piso de Ganancias, cambios en el Monotributo y autónomos y la eliminación del IVA en alimentos de la canasta básica, dicen, es una contención social en la que están de acuerdo, pero que se realizó con plata ajena.

Todos los gobernadores peronistas (por Santa Cruz fue el vice Pablo González y por Córdoba el ministro de Finanzas Osvaldo Giordano -luego corrió a la segunda cumbre con sus pares de otros distritos, ver nota aparte-) y de sellos provinciales elaboraron un duro documento contra la administración de Macri.

La foto de unidad era difícil de lograr en tiempos anteriores, donde buena parte de los mandatarios opositores había seguido un camino más dialoguista en otros conflictos similares. Por ejemplo, la quita del fondo de la soja o subsidios al transporte, hace menos de un año, que impactaron también de lleno en arcas locales.

Además del scrum PJ, acudieron a la cita Miguel Lifschitz (Santa Fe), Omar Gutiérrez (Neuquén), Alberto Weretilneck (Río Negro), Gerardo Zamora (Santiago del Estero), Mariano Arcioni (Chubut), Hugo Passalacqua (Misiones). Sólo faltaron representantes de CABA, Buenos Aires, Corrientes, Jujuy y Mendoza, distritos gobernados por macristas o radicales que, a excepción del cuyano, mantuvieron un encuentro en Olivos con Macri (ver nota aparte).

“La magnitud del desastre que hizo Macri lo hizo posible”, dijo un gobernador tras salir de la reunión.

“Nos pusimos de acuerdo muy rápido, como nunca”, confió otro mandatario, quien contó que sólo hubo una breve moción de ofrecer propuestas concretas a Nación para compensar a las provincias. Sin embargo, rápido convinieron en que “no importa de dónde el Gobierno saca la plata, lo importante es que nos devuelvan los fondos”, manifestó a este medio un gobernador.

Consultado sobre si habían hablado con interlocutores nacionales aseguraron que se cortó el diálogo. “Rogelio se debe haber enterado de las medidas como nosotros, por televisión”, agregó en alusión a Frigerio, ministro del Interior, quien es reconocido en las provincias como el funcionario con mejor vínculo con los gobernadores.

Así, desde la semana próxima comenzarían a llegar a la Corte Suprema los amparos de las provincias, que no serán conjuntos, sino individuales aunque prácticamente idénticos. El peine fino al texto lo pasarán los fiscales de Estado, este lunes.

Compensación o juicio

El documento aclaró en primer lugar que los gobernadores firmantes no están en contra de acciones que tengan como objetivo “paliar la grave situación económica que atraviesa la mayoría de los sectores”, pero cuestionan que la administración nacional “hace compartir esos costos fiscales al no disponerse con ellas las compensaciones necesarias”.

Agregó que Nación no puede “disponer de recursos que son de las provincias, tanto por el Presupuesto en ejecución como por el Pacto Fiscal”. El texto sugiere además un “grave peligro de no poder afrontar gastos corrientes, el cumplimiento de las obligaciones salariales, la prestación de servicios esenciales y la preservación de la paz social”. En el párrafo final, los mandatarios exigen “las compensaciones financieras correspondientes” y abre la puerta a “un amparo judicial”.

Tras la reunión, que duró menos de dos horas, el portavoz fue el salteño Juan Manuel Urtubey, quien habló ante los medios. “Es inconstitucional, porque se apropian de fondos que no les corresponden. O hay una compensación o vamos a la Justicia. Los recursos provinciales son de las provincias”, dijo el candidato a vicepresidente por Consenso Federal.

Los gobernadores dieron vuelta el reloj de arena: si la semana que viene no hay una respuesta nacional, empezará el desfile a la Corte, de a uno. También el socialista Lifschitz (Santa Fe) dijo que “hubo una coincidencia de rechazar la quita de recursos a las provincias”. “Se afectan recursos presupuestados, que provienen de la coparticipación federal y no pueden ser reducidos ni afectados, medidas así requieren un tratamiento legislativo”, aclaró.

La precuela que anticipó este final fue otra reunión previa, la de funcionarios nacionales con provincias petroleras, del martes a la tarde, en la que Río Negro y Neuquén decidieron participar de las negociaciones, pero en paralelo fueron a la Corte Suprema para frenar el decreto que fija el precio del crudo y del barril con el objetivo final de congelar el precio de las naftas (ver nota aparte).

Misma lógica: las provincias están de acuerdo con la medida, pero no de absorber el costo (en ese caso regalías y paralización de inversiones, con una tercera pata empresarial en danza).

La semana que viene también Tierra del Fuego presentará esa demanda como provincia petrolera, además de la general por el resto de las medidas, mientras también sigue su curso en los tribunales un reclamo anterior por la inconstitucionalidad del fondo sojero. Esto lo confirmó la gobernadora Rosana Bertone en diálogo con Ámbito Financiero. La mandataria peronista aseguró que la poda de casi $300 millones a su provincia puede poner el riesgo el pago de sueldos.

En mayor o menor medida, el discurso de todos los mandatarios fue similar. También el sanjuanino Sergio Uñac afirmó que de mantenerse la quita de recursos por menor coparticipación, podrá alterar el pago de salarios o el cumplimiento de los contratos de obra pública. “Cada vez que el Gobierno de Macri nos llamó, nosotros colaboramos. Pero acá se vulneraron muchos pasos”. Y recordó que el Presupuesto 2019 que elaboró Nación contempló una inflación anual de 23% y un dólar promedio a $40.

Para el santiagueño Gerardo Zamora, la situación es producto “del endeudamiento, el déficit, las altas tasas” que aplicó la gestión de Cambiemos; y aclaró en tono duro que “no hay antecedente de un desastre financiero y económico como el que dejará el Gobierno de Macri, se va a estudiar en historia en todos los países”.

En el encuentro entre los mandatarios dominó cierto clima de final de ciclo Cambiemos. “El Gobierno nacional no existe más, es una entelequia”, dijo a este diario un mandatario de sello provincial.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.