Dólar: las causas de su abrupto repunte

 

Tras tocar el viernes pasado su menor valor en tres meses, la divisa saltó 80 centavos (casi 2%) a $ 42,40 en la plaza mayorista, y trepó 56 centavos (+1,3%) a $ 43,41 en el mercado minorista. En ambos casos fue el avance diario más importante en dos meses y medio.

 

Por Juan Pablo Marino

Pareciera que ahora sí el mercado entró en razón y visualizó mucho más cerca las PASO de agosto. La suba del dólar que desde hace semanas proyectaban los operadores se concretó finalmente este lunes, y de golpe: en un solo día recuperó la baja sufrida en las dos últimas semanas.

Tras tocar el viernes pasado su menor valor en tres meses, la divisa saltó 80 centavos (casi 2%) a $ 42,40 en la plaza mayorista, y trepó 56 centavos (+1,3%) a $ 43,41 en el mercado minorista. En ambos casos fue el avance diario más importante en dos meses y medio.

Esta abrupta reacción llega después de una fuerte apreciación del peso de las últimas semanas, impulsada principalmente por un mayor ingreso de divisas financieras que buscaban capturar tasas reales positivas (carry trade), ante las últimas encuestas electorales (que posicionan mejor al oficialismo) y un clima global a favor de emergentes, ante la expectativa de recorte de tasas por parte de la Fed.

Entre los factores que explican la repentina, aunque previsible suba, de este lunes aparecen: en gran medida una marcada contracción en el nivel de oferta de los agroexportadores, y al mismo tiempo, la reaparición de la demanda por cobertura, en medio de un sobrante de liquidez de pesos, junto con la percepción del mercado de un precio del dólar “algo rezagado”.

En menor medida, influyó un alza del índice dólar a nivel global, y una depreciación leve de la mayoría de las divisas en la región.

Menor oferta del agro

Desde ABC Mercado de Cambios señalaron que el alza registrada del dólar “refleja la falta de liquidez de divisas, que con solo u$s27 millones operados sobre el cierre, la divisa subió 40 centavos” ante la escasez de oferta del agro, que habría “liquidado unos u$s100 millones” (además los u$s60 millones diario que licita el BCRA a cuenta del Tesoro).

Recordemos que el campo liquidó a un ritmo de u$s135 millones diarios durante junio, y con ese monto alcanzó para contribuir a la fuerte apreciación del peso.

Sobrante de pesos

Así fue como el mercado no encontró vendedores de la divisa, en medio de un «sobrante de pesos de unos $24.400 millones que dejó la licitación de Leliq”. Parte de ese monto de pesos que se registró en la última parte del mercado se volcó al dólar y provocó la reacción final de la cotización.

El volumen registrado por un total operado de 700 millones de dólares, (-19%) refleja la falta de liquidez del mercado de cambios, que con solo 27 millones al final subió 40 centavos el precio, ya que la exportación cerealera apenas habrá liquidado unos 100 millones de dólares a los que debe agregarse los 60 millones del BCRA a un promedio de $ 42,1334.

El Banco Central (BCRA) decidió captar menor volumen en su licitación diaria de Leliq y previo a otra subasta de Lebac y Lecaps a corto plazo lanzada por el Tesoro. La suba de la moneda se profundizó al cierre de la segunda llamada para colocar Letras de Liquidez, con un sobrante de $24.416 millones respecto a lo vencía y con tasas que se ajustaron muy ligeramente al alza.

¿Se desinfla el carry trade?

A menos de un mes para las PASO, algunos inversores decidieron también cerrar posiciones del carry trade, y pasarse a moneda dura, comentaron en las mesas.

A su vez, la caída de las tasas de los plazos fijos en los últimos días podría condicionar la renovación de estos depósitos por parte de los minoristas, por más que aún puedan obtener buenos retornos en términos reales.

Por su parte, el operador Gustavo Quintana advirtió que “si bien era esperable una corrección que en algún momento atemperara un incipiente proceso de atraso cambiario, no parece muy deseable que la actualización de los precios se realice en forma brusca, un factor que a veces genera cierta perturbación en el mercado”.

Dólar en el mundo, con tendencia alcista

La divisa subió el lunes en una jornada de verano boreal con pocos negocios, con su potencial alcista limitado por las expectativas de que la Reserva Federal recorte las tasas de interés en la reunión de política monetaria de la próxima semana. Los inversores esperan que la Fed recorte su tasa de fondos federales en 25 puntos básicos, seguida de otra baja en septiembre.

El euro bajó levemente a 1,1255 dólares, todavía dentro de los rangos recientes de 1,14 a 1,11 dólares. Mientras que la moneda estadounidense cotizó estable ante el yen a 107,91 yenes.

El índice dólar, que mide al billete verde contra una canasta de seis monedas, subió un 0,2% a 96,956. Entre las monedas emergentes de la región, el real se depreció un 0,5%; mientras que el peso chileno cedió un 0,2%.

Riesgo país, en baja, y nuevas concesiones del FMI

Lo positivo de la jornada fue la tranquilidad que mostró el riesgo país argentino, que caía 11 unidades a 768 puntos básicos, lejos de los 1.014 puntos intradiarios anotados a comienzos de junio. La mejora de este índice «estuvo relacionada a las definiciones políticas de cara a las elecciones presidenciales, y datos positivos desde el frente macroeconómico», dijo la banca de inversión Puente.

Tras el cierre del mercado se conoció que además que el Gobierno pidió al el Fondo Monetario Internacional (FMI) aumentar la meta del resultado fiscal primario de fines de septiembre como parte del programa de crédito stand-by que tiene el país por unos 57.000 millones de dólares.

Pero lo que muchos analistas resaltaron de la letra chica de la cuarta revisión fue el mayor poder fuego que le otorgó el organismo internacional al Banco Central para controlar al tipo de cambio, en un segundo semestre donde la demanda de divisas podría estar muy activa, al son de los resultados de las PASO, de las elecciones generales de octubre, y de las constantes encuestas que habrá en dicho período.

“Lo más relevante de la cuarta revisión fue que se confirma la suba en el límite de intervención en futuros (la posición neta máxima aumenta a u$s3.600 millones, desde u$s1.600 en julio) y en el mercado spot, al introducir un ajustador por las ventas del BCRA en el marco de la regla de intervención anunciada”, dijo el economista Martín Vauthier, director de EcoGo.

Por ende, como la posición compradora del BCRA a junio alcanza u$s3.000 millones, su poder de fuego para septiembre en el mercado de futuros aumenta a unos u$s6.600 millones para vender.

Habrá que seguir de cerca si esta novedad tiene algún tipo de impacto en el ánimo inversor en las próximas jornadas, o si, por el contrario, ya estaba en cierta forma incorporada en la expectativa del mercado, tras el aval que recibió en abril pasado la autoridad monetaria para intervenir dentro de «zona de referencia cambiaria».

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.