Loma Negra: sin acuerdo con gremio cierra planta de Barker

 

Luego de más de un mes de negociación la empresa cementera procederá a cerrar esta unidad productiva que le demanda un desembolso anual de $500 millones. Alegan que quedó obsoleta.

 

Ya es oficial, luego de más de un mes de negociaciones con el gremio, la cementera Loma Negra anunció que finalmente cerrará su planta de producción ubicada en la localidad bonaerense de Barker.

 

A partir de hoy “la planta operará en un sólo turno, con 24 empleados, de los cuales 17 serán los integrantes de la comisión gremial. En simultáneo, se iniciarán los trámites para el cierre definitivo. Lamentablemente AOMA Barker no aceptó mantener una operación de molienda y embolsado funcionando en tres medios turnos, que hubiese permitido asegurar la fuente de trabajo de 136 familias”, dijeron desde la compañía. Según dejaron trascender desde Loma Negra, la empresa había ofrecido mantener una operación más reducida, con 136 empleados, y pagar indemnizaciones de entre un 150% y 180% de lo que establece la Ley, además de mantener comodatos gratuitos de viviendas y tierras en la ciudad pero luego de varias audiencias entre las partes no se llegó a un acuerdo.

Mientras tanto desde la compañía explican que este cierre obedece a que la fábrica de Barker cuenta con vieja tecnología y demanda altos costos operativos. Las estimaciones dan cuenta que mantenerla operando demanda una desembolso de poco más de $500 millones al año, una cifra que en este contexto económico la empresa no puede permitirse.

Según las estadísticas de la Asociación de Fabricantes de Cemento Portland,en el acumulado a mayo los despachos de cemento muestran un retroceso del 5,4% respecto al mismo período del año anterior. Lo mismo sucede con el consumo que marca una caída del 6,9 respecto a los primeros cinco meses del 2018.

En cuanto a la situación particular de Loma Negra, en su último balance anual cerrado en diciembre pasado mostró números poco alentadores y que hablan un poco de la crisis económica que afecta a la Argentina. Allí quedó en evidencia que sus ingresos crecieron apenas el 8% interanual para alcanzar los de $26.800 millones mientras que su ganancia, después de impuestos, fue de $1.950 millones, lo que significó una caída del 47% respecto al ejercicio 2017. La diferencia generada por el tipo de cambio fue el ítem clave que redujo considerablemente el resultado.

Más acá en el tiempo, los primeros números de este 2019 son bastante más alentadores, en su balance parcial que abarca los tres primeros meses del año, informó ventas totales por $7.437 millones, lo que representó una suba de apenas el 3,65% respecto al mismo período del año anterior cuando facturó $7.175 millones, pero su ganancia después de impuestos creció el 47% ya que pasó de $722 millones en marzo de 2018 a los 1.067 millones en el mismo mes de este año.

A su vez, la empresa sigue adelante con un proyecto de inversión de u$s350 millones en su planta de Olavarría para la instalación de una nueva línea de producción.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.