Sobre el nuevo plan de facilidades de AFIP y otras iniciativas ineficaces para frenar la crisis

 

Lo que se necesita es una moratoria y laurgente suspensión por 180 días de embargos a las Mipymes

 

APYME (Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios) advierte que  el nuevo plan  de facilidades de la reciente  RG 4477 de la AFIP no facilita la imprescindible regularización del enorme  stock de deudas tributarias y previsionales de las micro, pequeñas y medianas empresas.

La RG 4477 no suspende por  180 días los embargos de cuentas bancarias de las Mipymes -que es atribución de la AFIP- como lo solicitaron reiteradamente APYME y otras organizaciones. Tampoco frena el inicio de nuevos juicios de ejecución fiscal en razón de la emergencia que atraviesa nuestro sector.

Si tiene voluntad de afrontar realmente el problema, el PEN debería recurrir a un decreto de necesidad y de urgencia (DNU) o enviar al Parlamento un proyecto de moratoria tributaria y de seguridad social con eliminación de intereses y sanciones y refinanciación de deudas vencidas a muy largo plazo con tasas blandas.

La situación mayoritaria de las Mipymes es que poseen cuentas embargadas y deudas que al actualizarse con intereses (cuyas tasas fueron recientemente incrementadas por la AFIP de modo sustancial) superan una o varias veces el capital más las multas y los gastos causídicos provenientes de los juicios.

Por estos motivos  carece de sustentabilidad un simple acogimiento a un plan de facilidades que mayormente caducará ante la imposibilidad de pago, con las penalidades del caso.

Estas consideraciones nos llevan a advertir que, a pesar de las declamadas medidas de “alivio”, ni el presidente Macri, ni sus ministros ni el director de la AFIP han tomado nota del angustiante ahogo económico, financiero y tributario de las  Mipymes,  ni de la grave situación que padecen el mercado interno y la industria nacional, fruto del creciente deterioro del poder adquisitivo de la mayor parte de la población.

Es imposible compensar con medidas aisladas e inconsistentes un panorama de inflación que supera el 50 % anual, ventas que caen por un tobogán, economías regionales paralizadas, comercio exterior con graves problemas,  corte de la cadena de pagos, crédito inaccesible (con tasas de interés del 100% anual), tarifas e insumos dolarizados,  desempleo en dos dígitos, cierre diario de decenas establecimientos y comercios en todo el país, con  pobreza e indigencia en alza.

Desde APYME expresamos nuestro disgusto con este plan de AFIP que nada soluciona. Antes bien, se ubica en un marco de iniciativas oportunistas como los “precios esenciales”, los reintegros a Pymes que exportan (menos del 1%), los tibios gestos de regulación de la actividad supermercadista y los créditos de ANSES a los sectores más vulnerables (jubilados y beneficiarios de la AUH), que se utilizarán mayormente para afrontar deudas y en nada ayudarán a reactivar la demanda interna.

Reiteramos la urgente necesidad de discutir medidas integrales para la emergencia, y establecer un verdadero diálogo social para sentar las bases de un modelo con industria nacional, con Mipymes fuertes, con equidad distributiva y justicia social, con un  mercado interno pujante y con exportaciones que incorporen valor agregado de acuerdo con una posición soberana de nuestro país en el contexto global.  Un modelo  productivo nacional.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.