El dólar vuelve a ser un dolor de cabeza para el Gobierno

 

Por Miguel Boggiano

En los últimos días el dólar ha vuelto a ser noticia en la Argentina, despertando nerviosismo tanto en los inversores locales como en el propio Gobierno, a raíz de la fuerte suba que ha tenido en estas semanas.

Al respecto, tengamos en cuenta que desde el primero de febrero a la fecha, la divisa norteamericana subió un 11,04% (pasando de 37,24 a 41,35 el 12 de marzo del corriente, tomando el tipo de cambio mayorista publicado por el Banco Central).

Para hacernos una idea, en el mismo período el dólar se apreció un 4,15% respecto del real en Brasil, y un 4,77% respecto de la lira turca.

Esto nos muestra que si bien el dólar se apreció en comparación con las monedas de los países emergentes, en el caso de la Argentina la suba fue mucho mayor.

El problema que tiene hoy el Banco Central es que está subiendo las tasas a una velocidad muy acelerada, y aun así no consigue contener al dólar con claridad.

La institución comandada por Guido Sandleris comenzó a subir con fuerza la tasa de referencia (que es la de las LELIQ) el 14 de febrero, llevándola desde esa fecha hasta el 12 marzo de este año de 43,94% a 62,12% (en ese mismo tiempo el dólar subió un 7,77%).

Por otra parte, el hecho de que el Banco Central haya preestablecido bandas tan amplias, dentro de las cuales se comprometió a intervenir sólo en la parte superior de la misma, hace que haya un vacío manifiesto en el que no hay participantes que estén dispuestos a vender dólares.

Claramente el viaje de Dujovne a los Estados Unidos para poder conseguir más poder de fuego habla de la preocupación del gobierno por tener herramientas concretas (como dólares disponibles) para atacar el problema, porque le queda claro que con la tasa de interés no es suficiente.

Además, lo que sucede hoy es que cuando alguien coloca dinero en un plazo fijo está consiguiendo 40% (tomando la tasa para un plazo fijo a 30 días del Banco Nación) eso equivale a menos del 3,5% mensual.

Esa es la cuenta que hace la gente, porque el dólar puede recorrer ese 3,5% mensual en un solo día. El incentivo de tasa, después de 5 meses en los cuales el dólar ha estado bastante planchado parece cada vez menos convincente.

En cuanto a lo que el gobierno podría hacer para frenar al dólar, el Banco Central tiene la posibilidad de usar el swap de China, pero acá el Central está entre dos potencias: el Fondo Monetario Internacional, que es quien está soportando todo el programa -con Estados Unidos detrás-, o China, que con bastante facilidad podría permitir utilizar el swap para intervenir en el mercado. Pero obviamente, el problema aquí es que el FMI -EEUU- no quiere que Argentina utilice ese recurso.

También, se habla de la cosecha, y es cierto que eso va a significar dólares para la Argentina, pero la realidad es que podemos estar a unos 20 o 30 días hábiles de que eso empiece a materializarse, y en los tiempos de movimiento de tipo de cambio esos 20 o 30 días pueden resultar una eternidad.

Imaginamos que el gobierno ya está en conversaciones con las exportadoras, para que efectivamente liquiden dólares. A los efectos prácticos no tendría ningún sentido forzarlas a hacerlo, porque al no haber cepo, podrían liquidar y volver a comprar dólares.

Sin embargo, eso no descarta el hecho de que seguramente estén teniendo una conversación pidiéndoles que adelanten eventualmente liquidaciones o que liquiden los dólares apenas los tengan.

Como conclusión, si el Banco Central no consigue rápidamente otras herramientas más que la tasa de interés para contener el dólar podemos tener una escapada de importancia en lo que queda de marzo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.