BCRA: base monetaria creció $ 41.381 millones en septiembre

• TAMBIÉN CAYÓ FUERTE EL CRÉDITO EN PESOS AL SECTOR PRIVADO, EN TÉRMINOS REALES
El desarme del stock de Lebac explica la expansión monetaria del mes pasado. En lo que va de 2018, la base ya aumentó casi $257.000 millones. Los préstamos privados sufren la recesión y la iliquidez.
Por Jorge G Herrera

El mes pasado la base monetaria registró un incremento del 6,2% mensual y del orden del 43% interanual. Esto implicó una expansión monetaria de $41.381 millones, por lo que en lo que va de 2018 acumula un aumento de $256.459 millones. Todo esto ocurrió antes de la entrada en vigencia del nuevo programa monetario que fija como meta el crecimiento cero de la base monetaria hasta junio de 2019. De modo que el nuevo plan comenzó con un pequeño colchoncito.

Al analizar la evolución de los componentes de la base, queda claro que la segunda ronda del desarme del stock de Lebac fue el principal factor expansivo. Por este canal se inyectaron $291.666 millones. El otro factor que colaboró con la expansión monetaria fueron los intereses de la deuda del BCRA por $13.541 millones, casi el doble que el mes anterior. El resto de los factores fueron contractivos, lo cual compensó semejante expansión monetaria. Por un lado, la principal aspiradora fueron las Leliq, que absorbieron $126.851 millones. Se trata de los nuevos instrumentos (aunque fueron creados durante la gestión de Federico Sturzenegger) escogidos para esterilizar, en reemplazo de las Lebac. Vale recordar que estos títulos, además de ser de mucho menor plazo, son a 7 días; sólo los pueden comprar los bancos, por lo que queda excluido explícitamente el público minorista, a diferencia de las Lebac. Al respecto, el stock de Leliq cerró septiembre en $432.851 millones. Las tasas de las Leliq estaban en agosto al 45%, luego pasaron al 60% en septiembre y ya superan el 74% en la actualidad. En cuanto a las operaciones de Pases, cabe señalar que solo aspiraron $9.038 millones.

Además de las Leliq, hubo una contracción vía cancelación de Adelantos Transitorios por $21.100 millones. De modo que el resto de la contracción monetaria vino por el lado del mercado cambiario. Hubo ventas netas al sector privado equivalentes a $77.819 millones y otros $37.264 millones al Tesoro. Por lo que por ambos canales se aspiraron $115.082 millones. De esta manera, el BCRA logró compensar la expansión generada por las Lebac.

Cabe recordar que en las últimas dos jornadas de septiembre la cotización del dólar superó los $40. Como resultado de estas operaciones cambiarias, las reservas del BCRA cayeron u$s3.654 millones, de los cuales u$s1.988 millones por venta de reservas, u$s282 millones por pagos a organismos internacionales, u$s714 millones por otras operaciones del sector público y otros u$s711 millones por caída de encajes. El resto corresponde a otros conceptos como pases pasivos con el exterior. En lo que va del año, las reservas del BCRA acusan una caída de u$s6.041 millones, incluso luego de haber recibido en junio el primer desembolso del FMI por u$s15.000 millones. Si bien las reservas caen poco más de 6.000 millones, las ventas de reservas ya superan los 15.968 millones.

Con respecto a los componentes de la base monetaria, el mes pasado la circulación monetaria en poder del público (tenencia de billetes y monedas) cayó 1,9% mensual mientras que el dinero en efectivo en poder de los bancos creció 7,4% mensual y los depósitos en cuenta corriente de los bancos en el BCRA (encajes) subieron 18,3% mensual. Hay que recordar que el mes pasado entre otras medidas tomadas hubieron dos subas en los encajes de los bancos, lo que muestra un aumento de la base pero en realidad por el multiplicador bancario esto implica menor capacidad prestable del sistema financiero en su conjunto. Esto lo hizo el BCRA para retirar liquidez en su lucha contra el dólar y la inflación. La caída del dinero en efectivo de las familias y empresas se da por segundo mes consecutivo, pero con la excepción de julio (por motivos estacionales, aguinaldo y vacaciones) en junio sólo creció 0,3% mensual mientras que en mayo cayó 0,7%. Lo que es reflejo de la huida de la gente de los pesos.

El balance de año muestra que la expansión de la base de los primeros nueve meses de $256.459 millones, se explica por la bola de las Lebac por la cual se inyectaron nada menos que $947.799 millones, a lo que se sumaron el pago de intereses por $39.636 millones, otros $96.805 millones vía Pases y $30.500 millones de adelantos transitorios. Para contraer esta emisión se usaron Leliq por $448.089 millones y la venta de divisas al sector privado por el equivalente a $410.753 millones y al Tesoro por $25.977 millones.

En cuanto a la evolución del crédito al sector privado durante septiembre se observa una fuerte desaceleración y contracción, en pesos y en dólares respectivamente. El retroceso de los préstamos privados en dólares se entiende bajo el contexto de la devaluación. Así sólo los adelantos y algo de hipotecarios mostraron subas mientras que el resto recortó el stock de financiaciones. La principal caída fue en las tarjetas de crédito.

Mientras que por el lado de los créditos privados en pesos, hubo un aumento del 1,3% mensual y 39,3% interanual (venía de crecer por encima del 50% desde mayo). En las líneas comerciales si no hay caída como en documentos el crecimiento es bajo como en adelantos (+1,3%) e hipotecarios (+1,5%). Los prendarios apenas crecieron 0,2% y los personales 1,3%. Lo mejor fue tarjetas de crédito, que creció 4,6%.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.