Real Estate: con suba del dólar crecen los cazadores de oportunidades

Aquellos que ya cuentan con los dólares al ofertar pueden conseguir descuentos de hasta el 20%. Es porque ante la quietud del mercado creció la contra-oferta. Se trata en general de ahorristas medios que buscan canalizar sus ahorros en ladrillos.
Por Belén Fernández
El mercado de real estate está totalmente paralizado. La fuerte suba del dólar, que alcanza valores récords, el alza de las tasas de los créditos hipotecarios y por consiguiente la falta de financiación para el acceso al primer hogar complican la realidad del sector. Lo cierto es que para los cazadores de oportunidades este combo explosivo se transforma en el momento ideal para adquirir inmuebles hasta un 20% más económico.

“Hoy en el mercado no hay clientes con créditos hipotecarios y no creemos que vaya a haber hasta fin de año. Los que aprovechan para comprar son aquellos que cuentan con los dólares en mano, que en general apuntan a las propiedades más grandes”, explicó Armando Pepe presidente del Colegio de Corredores Inmobiliarios de la Ciudad de Buenos Aires. “Hay muchas oportunidades, en el caso de aquellos que tienen la necesidad de vender están dispuestos a bajar los valores, y para quienes cuentan con el efectivo eso es un plus”, concluyó Pepe.

Para Sebastián Sosa, CEO de Remax en Argentina y Uruguay hay dos tipos de compradores. “Nosotros dividimos el mercado entre los inversionistas y quienes tienen una necesidad habitacional. Hoy nos manejamos principalmente con los primeros que buscan canalizar sus ahorros en ladrillos que siempre es la forma más segura de invertir”. Para este público hoy el mercado se convirtió en una oportunidad. “Los precios no bajan pero hay más contra-oferta que el año pasado, se negocia más”, agregó Sosa.

Según anunciamos en este diario, hoy la contraoferta promedia el 10 o 12%, cuando esos valores el año pasado oscilaban entre el 4 y 5%. “Esto es porque el mercado está totalmente paralizado y no se están vendiendo las propiedades entonces ante la necesidad hay muchos que están dispuestos a bajar los precios”, indicó Jorge Toselli de JT Inmobiliaria.

NÚMEROS

Según el último informe del Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires, la cantidad total de las escrituras de compraventa de inmuebles registró en julio una baja de 17,1% respecto del nivel de un año antes, al sumar 4.403 registros, mientras que el monto total de las transacciones realizadas creció 31.1%, con $16.191 millones.

Mientras que los datos preocupan aún más si se los compara con el mes anterior. “En comparación con junio de 2018, los actos descendieron 4,1%en cantidad y 13%en pesos”, detalla el último informe. En julio, el monto medio de los actos fue de $3.677.364 por lo que creció 58.2% en un año en pesos, esto se debe principalmente a la inflación sufrida durante el último año.

“Vemos que hay un parate sin embargo nosotros seguimos creciendo, porque sabemos identificar al público que hoy está interesado en comprar. Tenemos un promedio de 90 días para vender una propiedad”, indicó Sosa que explicó que actualmente se abren en promedio entre 10 y 12 nuevas sucursales de la firma entre Argentina y Uruguay.

EJEMPLOS

Según explicaron los principales referentes del sector hoy hay un escenario complejo. “Nadie sabe cuánto va a estar el dólar mañana, por lo que a la hora de tasar un inmueble hay gran disparidad de precios”, indicó Pepe. Para los cazadores de oportunidades esto es una verdadera oportunidad. Es que ante la quietud del mercado, una oferta -por más que sea entre un 10 o un 15% por debajo del precio publicado- es doblemente valorada. “Hay clientes que están decididos a bajar los precios, con ellos se puede negociar y hacer realmente un buen negocio. Mientras que está el caso de quienes no quieren tocar los precios por lo que deciden sacar la propiedad del mercado. Hay que saber trabajar con ambos públicos”, explicaron.

Ahora, de esta forma una propiedad que en cartelera está a un valor de 250.000 dólares, en general se vende a 220.000 dólares, es decir un 15% por debajo del precio ofertado. “Las propiedades difícilmente bajan sus precios, por lo que quizás de manera más lenta, pero seguirán aumentando sus valores, por lo que se trata de una inversión más que tentadora”, explica Jorge Toselli quien cree que las propiedades aún tienen que acomodar sus precios hacia la alza.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.