El posible desdoblamiento y el mensaje de Bordet a empresarios

Todas las partituras de los dirigentes políticos de Entre Ríos incluyen una alta posibilidad de que en la provincia se modifique el cronograma electoral. Cuáles son las variables para que esto suceda y por qué un sector del radicalismo, aunque no lo exprese, ser vería beneficiado. El Foro Anual del Consejo Empresario de Entre Ríos fue el ámbito para que el gobierno nacional ratifique su optimismo y Bordet su fórmula: un modelo basado en déficit cero pero con desarrollo humano. La concentración de la gestión por parte del mandatario y un parecido con la figura de Néstor Kirchner. Algunas coordenadas sobre el Presupuesto 2019.

Federico Malvasio

El posible desdoblamiento de las elecciones en Entre Ríos está en boca de toda la dirigencia política. Es probable que el cronograma electoral se adelante en la provincia. Esto es que se votarán las autoridades locales separadas de las nacionales. No solo Gustavo Bordet se beneficiaría con este esquema. También un sector del radicalismo vería con bueno ojos esta posibilidad.

El Gobernador mira encuestas y se entusiasma. Tiene una imagen positiva que supera el 60 por ciento. Ese dato contrasta con el tobogán por el que desciende Mauricio Macri. En Casa de Gobierno creen que el Presidente puede llegar a levantar un poco la imagen el año que viene, una vez que pase la tormenta. Un poco ese contexto describió Dante Sica en el Foro Anual organizado por el Consejo Empresario de Entre Ríos (CEER) que se desarrolló en Paraná. El flamante ministro de Industria tiene la obligación de ser optimista. Sin embargo, el mandatario cree que la mejora en la imagen del jefe de Estado apenas puede mejorar un poco. La sociedad no habrá terminado de asimilar el tremendo ajuste en el salario y la dolarización de los servicios públicos.

El radicalismo tiene dos candidatos: Atilio Benedetti y Pedro Galimberti. Éste último, intendente de Chajarí, carece de conocimiento en todo el territorio. Eses capital, sin embargo, lo tiene el diputado nacional que ya recorrió en cuatro ocasiones la provincia como candidato: (2009 para diputado nacional; 2011 para la Gobernación; 2013 para el Senado; y 2017 nuevamente para una banca en Diputados). Además, Benedetti tiene independencia económica para costear una campaña electoral. El legislador no dirá públicamente que preferiría votar de forma desdoblada, ya que iría en contra del relato de Cambiemos, pero es lo que piensa y le conviene. Así está planteado el escenario. La Legislatura es quien debe otorgarle la potestad a Bordet de modificar el cronograma electoral. Hoy, esa cuestión, está atrapada en la interna peronista.

La política partidaria va por otro carril. El proyecto de reforma política impulsado por Bordet puso de relieve la interna con su antecesor. Sergio Urribarri cuestionó la iniciativa (la boleta única), dejó trascender ideas alternativas y promete batalla. ¿Formará un partido nuevo? ¿Representa el presidente de la Cámara de Diputados al kirchnerismo o el kirchnerismo es la figura excluyente de Cristina Kirchner sin intermediarios?

La boleta única, para sus detractores, debilita los partidos políticos como institución por la que se canaliza la propuesta electoral. Para los impulsores termina con la corporación política que suele catapultar a una banca a dirigentes de escasísima buena imagen. El oficialismo está adormecido y el Gobernador no acude a la rosca para fortalecer su musculatura política. Es quien gestiona y comunica. A dos años y medio de su mandato la mayoría de la dirigencia no lo descifra. No se sabe si eso es un valor o un problema.

A los empresarios y lo que se viene

El encuentro denominado Institucionalidad, Competitividad y Desarrollo Sustentable, que se realizó en el Centro Provincial de Convenciones de Paraná, en el marco del 20° aniversario del CEER, Bordet no desentonó con la consigna oficial respecto a cumplir con las metas fiscalespara poder lograr las condiciones de desarrollo. Pero le puso su impronta. “No hay ningún interés particular que pueda ser superior al interés general y tampoco existe ningún interés político que pueda ser superior al bienestar general”. El Gobernador destacó la necesidad de “generar modelos de desarrollo con inclusión social que puedan garantizar que los hombres y mujeres puedan desarrollarse en sociedad. No sirve de nada tener un modelo de desarrollo perfectamente productivo, si hay amplios sectores de nuestra sociedad que todavía no están incluidos”, aseveró.

Otra vez, el mandatario marcó su punto de partida. “Nos tocó asumir en circunstancias desfavorables, adversas, con un déficit fiscal en nuestra provincia realmente en condiciones alarmantes. Después de casi tres años de trabajo hemos ordenado nuestras cuentas públicas, estamos en una situación prácticamente de equilibrio y estaremos terminando nuestra gestión el año próximo en un perfecto equilibrio fiscal”, sostuvo.

Señaló que “esto fue fruto de un trabajo que realizamos de contención del gasto, sin aumentar la presión tributaria sobre y también realizando los acuerdos necesarios con el gobierno nacional para lograr un consenso fiscal que posibilite llegar a estas metas. Por eso entendemos también que en circunstancias y en momentos difíciles que nos toca atravesar en una coyuntura, tenemos que poner lo mejor de cada uno de nosotros para lograr también estas metas en el concierto nacional porque llegar al equilibrio fiscal en nuestro país es algo que está fuera de discusión”, apuntó.

La próxima negociación que deberá enfrentar es la del Presupuesto. La administración central convocó a los gobiernos provinciales para debatir, básicamente, un ajuste. Bordet llamó desde Córdoba, la semana pasada, a “no resignar lo que nos corresponde”. A mayor equilibrio fiscal, mayor independencia política. Antes, los ministros de Economía de 11 provincias se reunieron en la Casa de Entre Ríos en Buenos Aires para abordar el tema. Merece un capítulo la presencia del mandatario entrerriano ern la escena nacional, pero no es tema de esta nota.

Hugo Ballay explicó que el objetivo es lograr “la equidad o la igualdad de todas las provincias” en la confección del presupuesto nacional 2019. El objetivo de los gobernadores es “no renunciar fundamentalmente a todo lo que afecte lo social” es decir “fondos específicos en desarrollo, salud y en educación como puede ser el Fondo de Incentivo Docente”, planteó Ballay ante “versiones que indican que pueden ser reducidas estas transferencias corrientes”. Bordet luego del encuentro contó que también se analizará “el consenso fiscal, ya con seis meses de ejecución”.

La gestión y la política

Bordet ha concentrado la gestión. Esa decisión, quizás, sea el resultado del escenario de tormenta que reina desde los primeros días de mayo promete más tempestades.

Lo que hace el Gobernador- según un funcionario- no es otra cosa que “cuidar el mango”. Y eso lo hace de manera personal. Es, si se quiere, una emulación a la imagen con la que se pretendía ridiculizar a Néstor Kirchner cuando se lo describía despectivamente como una especie de almacenero que manejaba la economía con un cuaderno Gloria mirando lo que entraba y lo que salía.

La idea no dicha del gobierno provincial es poner de relieve las diferencias políticas con Nación en clave de gestión. La semana pasada, cuando se cocinaba el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y los medios nacionales ametrallaban con la advertencia que el mismo requerirá de un ajuste importante en las provincias, un funcionario en Casa de Gobierno se jactaba de responder a ese escenario con un incremento en las partidas destinadas a las áreas de Salud y Desarrollo Social.

¿Llegado el momento, se animará un kirchnerista a votar a un representante de Mauricio Macri pese a la poca simpatía que le tenga a Bordet? Martín Piaggio, la esperanza K, ha dejado de diferenciarse del Gobernador. A quienes esperan discursos de barricada en boca del mandatario vale recomendarles que no pierdan tiempo. No es su estilo ni perfil. Su relación con la administración nacional es de conveniencia. Así lo afirman en Casa Gris. En el entorno del Gobernador hubo enojo ante el rumor que se dejó correr de una posible fórmula en 2019.

También en medio de la incertidumbre por lo que traerá el acuerdo con el FMI, en Entre Ríos se cerró una paritaria con los estatales en el 19 por ciento, cuatro puntos más de lo que logró Andrés Rodríguez, el mandamás de UPCN a nivel nacional. En ATE festejaron eufóricos.

El gobierno provincial tiene muy poco margen para generar trabajo. El equipo económico de Macri anunció recorte en la obra pública, que la economía no crecerá como esperaban y que la inflación no cederá como se ilusionaron. El ajuste, además, profundizará el recorte de programas para las provincias. Esto implica la merma de trabajo indirecto.

El fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación a favor de la demanda de tres provincias (Córdoba, San Luis y Santa Fe) por la devolución del 15 por ciento de la Coparticipación absorbida por el Estado nacional en el pacto fiscal de 1992 deberá ser recordado como una decisión política que salvó al interior del país de caer en la insolvencia. En Casa de Gobierno se entusiasman con la idea de que a fines de 2019 Entre Ríos podría llegar a alcanzar el déficit cero. Mientras tanto, Bordet mira lo que le entra y le sale. Lo que sobra al mercado interno. El plan de viviendas a través del IAPV podría ser un ejemplo. La cuota para la casa que estableció el organismo se ajusta al incremento del salario, es decir a la paritaria que el mismo Gobernador fije. Con ese escenario todo indica que las elecciones se desdoblarán en la provincia. Al gobernador parece que se alinearon los planetas.

El XIII Foro Anual del Consejo Empresario de Entre Ríos fue el escenario para que el ministro de Producción de la Nación, Dante Sica; y el de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, ratifiquen su optimismo tras la tempestad. Durante el discurso de apertura, los funcionarios destacaron el aporte que realizan los empresarios para el debate de las políticas públicas que permitan generar un desarrollo sustentable.

“Necesitamos desde el punto de vista de una construcción de una economía más fuerte y una sociedad más justa, que todo el sector público y privado pueda mantener claramente este diálogo y que los aportes sean de manera constructiva”, resaltó Sica.

En esta misma línea, cuestionó que “Argentina tiene un fuerte problema de gobernanza desde el punto de vista de lo que son las instituciones que hacen a la representación tanto de la parte sindical como empresarial”, por lo cual pidió a los empresarios aportes que ayuden a “construir políticas más claras, más transparentes”.

En tanto, Etchevehere señaló que para “seguir profundizando el cambio”, resulta necesario que en entidades como el CEER se realizan “aportes serios, sostenibles en el tiempo, para crear políticas a partir de la interacción público privada”.

En sintonía con las palabras del presidente Macri, también planteó: “El país necesita el aporte de políticos, dirigentes, empresarios, serios y concretos. Ese pedido acá se concreta, de la mejor manera, estudiando de qué forma podemos ser más eficientes, más competitivos, de manera amigable con medio ambiente, integrados al mundo y generando empleo formal que es el camino ineludible para reducir la pobreza en todos los rincones del país”.

Los ministros formaron parte del discurso de apertura de la jornada junto al presidente de la entidad, Juan Diego Etchevehere, Bordet y su par de Santa Fe, Miguel Lifschitz.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.