Más presión tributaria: gravan a inversores extranjeros de Lebac

• DIPUTADOS INCLUYÓ CAMBIOS DE ÚLTIMO MOMENTO EN LA REFORMA IMPOSITIVA
Pagarán Impuesto a las Ganancias por la renta generada por esos títulos del Banco Central. También reponen suba de internos a cervezas y cigarrillos. Mantienen la quita de exenciones a cooperativas y mutuales de crédito.

JORGE VELÁZQUEZ

Negociaciones. Los diputados oficialistas Luciano Laspina (izq.) y Emilio Monzó (centro), en la mesa principal con el ministro Nicolás Dujovne, ayer en la Comisión de Presupuesto y Hacienda donde discutieron las reformas.
La reforma tributaria recuperó ayer en el Congreso buena parte de la presión impositiva que el ministro Nicolás Dujovne había cedido en la negociación previa con las cámaras empresarias y la oposición. El dictamen de mayoría que impuso el oficialismo resucitó el aumento de impuestos internos a las cervezas, extendió el impuesto a la renta financiera sobre la compra de Lebac por parte de inversores extranjeros, confirmó la eliminación de exenciones a cooperativas y mutuales y estableció nuevos parámetros fiscales para cigarrillos y bebidas con azúcar, entre otros puntos.

Dujovne había estado el lunes en la Comisión de Presupuesto y Hacienda de Diputados que preside Luciano Laspina. Allí defendió los puntos centrales del proyecto que había enviado al Congreso, con los mismos argumentos que había exhibido originalmente: asegurar una transición gradual de cinco años que permita conciliar el objetivo de reducir el déficit fiscal con una quita de impuestos distorsivos.

Pero la iniciativa contemplaba algunos puntos que eran cuestionados por los sectores involucrados. La sorpresa fue que -a diferencia de lo que se preveía- la negociación entre legisladores llevó a permitir que se incorporen cambios fuera de agenda.

El más notorio fue la decisión de gravar con el Impuesto a las Ganancias la renta financiera generada por las Letras del Banco Central (Lebac) cuando sean suscriptas por inversores extranjeros.

En el proyecto que envió Dujovne a los diputados se establecía una exención general para los inversores no residentes. Pero ayer, por iniciativa del justicialista Diego Bossio (ex titular de la ANSESdel Gobierno de Cristina Kirchner) se aceptó obligarlos a pagar impuesto por las Lebac. Los opositores argumentaron que estos títulos están ofreciendo una rentabilidad muy elevada (casi 30% anual en pesos) que atrae capitales golondrina del exterior con fines especulativos. Ingresan dólares que luego venden y con los pesos compran Lebac, para luego recomprar los dólares, favorecidos por el tipo de cambio estancado. El ya famoso “carry trade”, que se generalizó localmente.

Pero también hubo otra concesión del oficialismo hacia Bossio, que facilitó la aprobación del dictamen: el legislador bonaerense impulsó la suba al 17% del impuesto interno a las cervezas, que Hacienda había descartado luego de negociar con las empresas. La novedad le generó a Bossio el encono de toda la industria cervecera (ver más información en página 4).

El interbloque de Cambiemos también decidió mantener en el dictamen de mayoría la propuesta de eliminar la exención del pago del Impuesto a las Ganancias que beneficia a las cooperativas y mutuales de crédito y seguros.

También dio por cerrada la discusión sobre impuestos internos en las bebidas sin alcohol y en cigarrillos. En el primer caso, se estableció un “mínimo no imponible” a partir del cual las bebidas comienzan a pagar el impuesto. Y las que están por debajo quedan exentas. Ese tope es de 40 gramos por litro con cualquier tipo de endulzante; si supera los 40 gramos, pagarán $0,034 por gramo.

Además se estableció un tope (que opera de la misma forma que el anterior) también de 40 gramos por litro para bebidas endulzadas en un 20% con jugos naturales.

Las empresas pretenden que se tope sea levemente más alto. De 50 gramos por litro para el primer caso. Y de 80 gramos para el segundo, dado que se considera como un “incentivo” para alentar el uso de jugos naturales en reemplazo del azúcar. Las empresas tienen en este punto el apoyo de los legisladores del NOA, donde las producciones citrícolas son clave para el desarrollo de la economía regional. Por eso, insistirán con su propuesta hasta el momento mismo en que la reforma llegue al recinto.

En cigarrillos, hubo también un retoque en el dictamen. La alícuota de internos baja del 75% al 73% (el texto original planteaba bajarla a 70%). Y el impuesto mínimo de suma fija se eleva de $22 a $25 por atado (la intención original era llevarlo a $28).

También hubo una baja de 50% en el IVA para la carne de pollo, conejos y cerdo. Pero la medida dejó afuera del beneficio a los huevos

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.