Bordet admitió que necesita auxilio de Macri para pagar sueldos

 

 

–¿Cómo está Entre Ríos? –le preguntó el periodista Julio Blanck al gobernador Gustavo Bordet, que este jueves por la noche estuvo en el piso de Todo Noticias, en el programa “Código Político”.

–Con dificultades, como está la mayoría de los distritos –respondió Bordet.

Aunque las dificultades de Entre Ríos son las que más inquietan a Bordet, y las que lo obligan a mantener un diálogo fluido y frecuente con la administración del presidente Mauricio Macri.

A tal, punto que el Gobernador admitió que en diciembre acudió por fondos al gobierno federal para pagar salarios, y muy probablemente lo vuelva a hacer.

“Sí –respondió Bordet–, sin dudas estamos requiriendo anticipos de coparticipación. Entre Ríos ha tenido 300 millones de pesos de anticipo, y con esto pudimos hacer frente al aguinaldo y sueldos, y vamos a requerir también de más anticipos”.

La frase pareció un tiro por elevación a su antecesor, Sergio Urribarri, que le heredó una provincia quebrada y altamente endeudada.

Hace quince días, el ministro de Economía, Hugo Ballay –que fue jefe de Gabinete de Urribarri– reconoció que la provincia tiene una deuda consolidada de $13 mil millones.

Ballay dijo entonces que el Gobierno recibió $450 millones del Banco Nación para cumplir con el cronograma de pagos de diciembre.

Bordet tiene serios problemas de caja, y cada mes requiere contar con $1.750 millones sólo para hacer frente al pago de salarios.

Ballay dijo que el tema de fondo en realidad no es “que tengamos que recurrir a algún auxilio sino que lo importante es cómo la Nación nos va a devolver los 26 mil millones que nos tiene retenidos en concepto de Coparticipación Federal. Acá se debe reconocer lo que nos deben y de alguna forma comenzar a devolverlo a la provincia”.

Se refería, claro, a la devolución del 15% de coparticipación que las provincias cedieron a la Nación para que se pudiera poner en marcha el sistema de AFPJ.

Esas AFJP ya no existen y por eso las provincias piden la devolución de ese 15%.

Esta noche, en Todo Noticias, Bordet se mostró convencido de que no hay que “judicializar” el reclamo de la devolución, y se mostró proclive de acordarlo “en términos de gobernabilidad entre la Nación y las provincias”.

“Estamos discutiendo la gobernabilidad”, afirmó el Gobernador, conciente de las dificultades que tiene Entre Ríos para afrontar los gastos mínimos, como el pago de sueldos a los estatales.

Respecto del aumento de copartipación que Macri dispuso respecto de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Bordet sostuvo que “no nos oponemos a que un distrito pueda tener más ventaja, porque hay que nivelar para arriba”.

“Hay algo que nos afecta –agregó–, (porque ese aumento) no es neutro tampoco para las provincias. La distribución primaria de la coparticipación sí, pero en la distribución secundaria, nos afecta en el fondo federal solidario, que es el de la soja, en el fondo de la vivienda, y en el fondo vial, porque tiene un impacto sobre estos ítems, que automáticamente, al incorporarse Buenos Aires, con un 160% más, nos disminuye al resto de las provincias, y es esto lo que hay que corregir”.

De igual modo, admitió que la restitución de ese 15% no será inmediata, “obviamente, y esto lo entendemos, sabemos que va a ser un proceso, porque cada provincia tiene su particularidad”.

Blanck quiso saber si el gobierno de Macri “tiene el oído dispuesto” para escuchar los reclamos de la provincia.

–Sí, tenemos buen diálogo con el gobierno –respondió Bordet–. Hoy a la tarde me llamó el presidente Macri y estuvimos conversando 20 minutos por teléfono, no sobre este tema, sino por temas que tienen que ver con las inundaciones en la provincia. Le comentaba al presidente que el río Uruguay volvió al cauce normal, han comenzado a volver las familias, pero tenemos daños colaterales. En la ciudad de Concordia, donde  yo fui intendente, la crecida del río provocó que dos bombas de la toma de captación de agua queden inutilizadas, y en esta época de alta demanda, quedó dos tercios de la población sin agua, son 100 mil personas.

Medido, cauto y extremadamente preciso en sus afirmaciones, Bordet dejó en claro que la preocupación de su gobierno está en cuidar la relación con la Nación, sin importarle demasiado en ahondar consideraciones respecto a la “herencia recibida” de Urribarri que, como quedó en evidencia, no resultó muy halagüeña, y por el contrario, muy perjudicial para la provincia.
De la Redacción de Entre Ríos Ahora.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.