Mariano Otálora: “Hoy es negocio comprar un auto o construir, no un plazo fijo”

El economista analizó el panorama que se abre con las nuevas tasas de interés que rigen desde hoy

 

El economista Mariano Otálora sostuvo que las nuevas tasas de interés que rigen desde hoy para un plazo fijo sólo son tentadoras “para una colocación a 30 días porque la devaluación futura lo dejará muy retrasado. En todo caso haría una inversión en un Fondo Común que no te exige tener inmovilizada la plata por 30 días”.

Igualmente reconoció que “hoy se da un fenómeno histórico donde por primera vez las tasas de interés son en términos reales tasas positivas que le ganan a la inflación y la propia devaluación, pero eso termina con el próximo gobierno porque llevamos muchos años de atraso cambiario”.

En este contexto dijo que “hoy conviene estar posicionado en instrumentos dolarizados, aunque no todos son iguales”. Así graficó que “hoy construir o comprar un auto nuevo es negocio”.

El director de la Escuela Argentina de Finanzas Personales dijo incluso que “comprar un auto usado con pocos kilómetros también es una gran oportunidad porque Argentina es el único país del mundo donde el auto terminó siendo una inversión. Estos últimos dos años los valores crecieron por encima de la inflación y la devaluación”.

“EL COSTO DE LA CONSTRUCCIÓN EN DÓLARES ESTÁ EN UN VALOR HISTÓRICO MUY BAJO”

Respecto a la construcción, sostuvo que “sin duda es un buen negocio porque hoy está en un valor histórico muy bajo. Probablemente el más bajo de los últimos 5 o 6 años”.

Sin embargo, dijo que “otra cosa es el mercado inmobiliario. Hoy si tengo dolares no compraría una propiedad usada, sí apostaría a un fideicomiso al costo en pesos que ajuste por el costo de construcción”, sentenció.

Respecto a los que no pueden comprar, Otálora graficó la situación del siguiente modo: “Para el propietario los alquileres están regalados y para el inquilino son carísimos”.

Perspectivas futuras

Otálora manifestó que “la inflación el año que viene seguirá siendo alta”, anticipó que los planes de compras en cuotas “seguramente continuarán porque habrá una mayor necesidad de mantener el consumo interno” y que “el dólar no debería valer menos de $14 porque en un nivel menor sólo sería acompañar la inflación y eso no es ganar competitividad”.

También indicó que “va a ser menos accesible viajar a los destinos del exterior por lo cual aprovecharía con estos valores” y citó como ejemplo que “Brasil este año costará para el argentino entre 50% y 60% más barato que el año pasado”.

Finalmente afirmó que la tarjeta de crédito que “hoy la gente la usa como un préstamo personal, te cobra un interés altísimo y por tanto no es negocio pagar el mínimo”, pero que por el contrario sí puede serlo “tomar un crédito hipotecario a tasa fija los primeros años y comprar una propiedad”.

 

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*