Entrevista a Rafaél Cuello: “La provincia es el resultado de decisiones que no se toman aquí”

Es una de las voces académicas más lucidas en materia económica, aunque su especialidad es todo lo que refiere a la rama tributaria. Entrerriano, pero ahora instalado en Santa Fe, Rafael Cuello no se mueve un ápice de las ideas económicas que expresa hace décadas con un impecable relato didáctico, haciendo gala de su condición docente. En una entrevista con EL SECTOR, el contador desmitificó conceptos que en la actualidad se repiten a diario acerca del cepo cambiario y la necesidad de devaluar. ¿Por qué Entre Ríos no puede ni siquiera pensar en un plan económico? Esa es una de las preguntas que responde Cuello en la perspectiva de una economía mundial y regional.

-¿En un contexto regional, cuál es la verdadera situación económica nacional y por qué formando parte de un mismo bloque haya tantas asimetrías, por ejemplo, en la inflación?

-Las asimetrías la dá el componente fiscal en la formación de cada precio. Argentina es el país con mayor incidencia impositiva. De cada $100 consumido $70 son impuestos como promedio. Sólo $ 30 es el movimiento de la economía real. En cuanto costo laboral respecto a capacidad adquisitiva la relación es peor. Prácticamente por cada peso que recibe el empleado su empleador paga dos. Si el empleado destina lo cobrado a consumir es incidido impositivamente en el 70% de su ingreso. Al empleador la mano de obra le cuesta (y carga a costo) $200 para que el empleado cobre $100 y poder mover la economía real en $30. La relación impuesto – economía real en este caso es 170 a 30. El 85% es una carga ajena al “costo” del bien. El principal financiamiento público en Argentina es el IVA (Impuesto al Valor Agregado). Por ejemplo, una persona estudia una ciencia dura en el país, se recibe y, cuando quiere aplicar su saber, se encuentra que necesita financiación que no existe, y si existiera la tasa de interés a pagar es muy alta. Y si con todo igual logra comenzar a elaborar su idea, el precio final que llega es mucho más elevado que un bien equivalente producido fronteras afuera por la sumatoria de impuestos implícitos que es solo nuestro. ¿Qué hace este joven? O ¿Qué hacen los países que conocen un desarrollo como el que este conciudadano pretende? Le ofrecen financiamiento, beca, y colocar su producto en todo el mundo. Educamos gratuitamente o a muy bajo costo relativo a una persona que cuando termina sus estudios en tecnología y quiere vivir de lo que sabe, debe emigrar para desarrollarse y nosotros importamos lo que el hace. El valor agregado que en todo el mundo es promovido y cuidado muy delicadamente, en Argentina lo perseguimos extinguiéndolo allí donde se le ocurra aparecer. El mundo no puede comprender tanta obstinada insensatez de una sociedad para no crecer y estar peor. La inflación nace de la deficiente política fiscal que ante un gasto público no recauda ni financia lo que necesita por lo que con diferentes “artilugios legales” crea dinero para cumplir con obligaciones salariales y otras inmediatas (siempre deuda interna) llenando de billetes el bolsillo de la gente. El problema se manifiesta porque ante la misma cantidad de bienes o servicios disponibles ahora tenemos más billetes para pagar. Se equilibra porque aumenta el precio en billete o, si el gobierno decide congelar el precio, el bien o servicio desaparece de la oferta. Tanto las asimetrías como la inflación son consecuencia de un pésimo manejo fiscal. Son fenómenos creados por el gobierno de cada sociedad.

-En la agenda económica, por lo menos así lo esgrimen economistas de diferentes fuerzas políticas, es urgente la necesidad de levantar el cepo cambiario y bajar la inflación. ¿Esto es un todo o una parte?

-Desde mi perspectiva es la parte más pequeña.

-Pareciera que se evita la devaluación, pero la plata vale cada vez menos al momento de consumir. ¿Cuál es la diferencia?

-Devaluar como emitir son instrumentos que permanentemente utilizan las economías desarrolladas. Bien utilizados tienen efectos positivos en la sociedad. En Argentina hicimos cualquier cosa con estas herramientas. Un bisturí en las manos adecuadas hace milagros. Mal utilizado puede provocar hasta la muerte. El utensilio no es responsable ni tiene respuesta sobre la intención del que lo utiliza. Tantas cosas horribles han sucedido bajo esos nombres que dan pavor sólo pensarlos. El terror que sentimos no habla del instrumento sino de nuestra ignorancia. Lamentablemente, otra vez en mi opinión, desconocemos por qué pasa lo que pasa, de dónde venimos así y menos hacia donde dirigir nuestra atención y esfuerzo para salir del atolladero que sentimos estar, generación tras generación.

-¿Cómo impacta el escenario nacional en la provincia?

-Creamos un contexto donde la provincia es el resultado de decisiones que no se toman aquí. Entre Ríos es la más incidida por las retenciones agropecuarias dada que su producción es primaria. No tiene industrias en relación a la formación del crédito fiscal por compras en IVA y la distribución secundaria en la coparticipación es muy baja. ¿Qué significa esto? Transferimos montones recursos por comercio exterior, transferimos más recursos por comercio interior y recibimos muy poco de retribución fiscal por tanto esfuerzo. De cada $100 coparticipados entre seguridad social y gobierno nacional participan del 60%. El 40% restante se distribuye entre las provincias y CABA (Ciudad Autónoma de Buenos Aires). De ese 40% Entre Ríos recibe 5%, o sea $2. A un esfuerzo fiscal de $100 que el ciudadano entrerriano hace, en el mejor de los casos, recibe contraprestación pública por $2. ¿Qué esta bien de todo esto? Ojalá alguien me lo pueda explicar. Para mí es pésimo.

 -En Entre Ríos semanalmente se coloca deuda, en la mayoría de los casos para oxigenar gastos corrientes. ¿Es alarmante o es una herramienta para encarar una coyuntura en una gestión de vacas flacas?

-Pagar la luz, el alquiler, el transporte diario con deuda a tasas elevadísimas debe ser muy bueno porque todos los parlamentos desde que volvió la democracia han legitimado esas operaciones. Nosotros la pagamos con impuestos o careciendo de servicios esenciales como educación, seguridad, salud. Si lo queremos debemos adquirirlo por servicio privado que tampoco es lo mejor. Pagamos dos veces por un servicio esencial precario. Esto es alarmante para mí. No es la deuda sino que quienes manejaron, manejan y se postulan para manejar los negocios públicos no les interese conocer alternativas a lo que, lamentablemente para mí, se ha hecho en las últimas décadas. Hasta acá seguimos con más de lo mismo. O ¿qué fue el federal?

-En Entre Ríos rige una nueva reforma tributaria que se vendió como progresiva porque gravaba a los sectores más altos. Luego se dio marcha atrás con el impuesto a la industria. ¿Qué opinión le merece el nuevo esquema impositivo?

-Nada nuevo bajo el sol de los últimos cuatro siglos. Sólo 2 sistemas tributarios existieron hasta hoy: el romano (también conocido como europeo o español) percute sobre el consumo; y el americano (conocido como contribución directa de base territorial), distribuye el presupuesto público a financiar por contribución sobre la suma de las superficies particulares con ponderadores de densidad y otros según el estado provincial. No afecta el consumo ni la formación de ningún precio.

El primero es prehistórico. El segundo la mejor tecnología fiscal creada hasta hoy.

El aporte de Alberdi fue proponer el segundo método como el adecuado para fortalecer la vida económica de las provincias. A la Nación, por reformas posteriores a 1853, las provincias le dieron la renta de aduana. Las provincias conservan todo el poder no delegado por la constitución. Para conocer algo hay que indagar sobre el “sistema tributario argentino: fábrica perenne de pobres e indigentes” que por el 2003 algunas universidades me publicaron.

El artículo 79 de la Constitución de Entre Ríos 2008 manda a la Legislatura a “evolucionar” adoptando un régimen impositivo “basado en los impuestos directos”, como es la Contribución Directa de Base Territorial, método natural de cada provincia propuesto por el ilustre tucumano. También manda a que elimine su carga sobre artículos de primera necesidad. Sin embargo, no conocemos cómo funciona un régimen impositivo basado en los impuestos directos y la carga impositiva sobre “los artículos de primera necesidad” se multiplica por 3. Desde el pan a los remedios, están percutidos por impuestos nacionales, provinciales y municipales sobre la misma base imponible incrementando su precio tornando cada vez más difícil acceder a ellos por más cantidad de conciudadanos.

¿Sabemos esto? ¿A alguien le preocupa? Quisiera no ser el único pero no puedo evitar sentirme un tonto hablando pavadas cuando invoco estos temas. Desde 1989 que digo lo mismo. Tengo un gran éxito para fracasar en el intento de expresar estas ideas.

No soy nadie para juzgar. Intento malamente describir nuestra costumbre. De allí creo que nuestra idiosincrasia no considera la igualdad ente la ley y el valor justicia como algo indispensable para vivir en comunidad pacífica y productivamente.

Por ello pienso que creamos un desarrollo político constitucional para otra sociedad que hace del valor justicia, libertad e igualdad, la materia prima esencial para convivir y crecer. A nosotros, que hace 85 años vivimos en emergencia, sin cumplir la constitución nacional ni provincial y acordamos poderes extraordinarios a cada gobierno, para nada nos interesa ello. Tal vez nos aterra ser responsables de nuestros actos y preferimos achacar nuestra suerte, buena o mala, a quien creemos que nos gobierna.

Esta actitud es tan vieja como el hombre. En 1941 Erich Fromm publicó un libro titulado “El miedo a la libertad” investigando la relación entre la humanidad y la libertad enfatizando que la propensión colectiva a controlar todo e impedir por todos los medios, legales o no, que una persona o comunidad sea libre, generó las condiciones psicosociales para que el nazismo fuera una realidad pasmosa. Lo mismo podemos decir del otro extremo pero con el mismo fin que es el comunismo.

-¿Qué pronóstico haría para los próximos dos años?

Argentina es muy predecible. A principios de 1990 el periódico especializado Ámbito Financiero, el 6/2/90, publicó en página 6, un informe del Banco Mundial en el que expresaba: “La estructura impositiva argentina es una de las más regresivas del mundo, ya que la mayor parte de la recaudación tributaria proviene de impuestos al consumo”. “La progresividad de una estructura tributaria, más paga el que más posee, se mide en la forma que están distribuidos los impuestos entre los consumos y la ganancia”. Continúa diciendo “sólo existen en este momento 3 países económicamente organizados dentro del sistema capitalista, en los cuales los impuestos a la renta y utilidad de capital son inferiores a los de Argentina, que son Kuwait, Birmania y Uganda”. “A estos hay que agregar que dentro del impuesto a las Ganancias hay una buena porción que corresponde a recaudaciones extraídas de salarios medios debido a que el mínimo no imponible se redujo hasta un nivel que alcanza un número significativo del sector asalariado”. Entonces el mismo Banco Mundial percibía que, en términos comparativos, nuestra estructura tributaria no sólo era regresiva sino también incapaz de financiar eficazmente al gasto público a la vez de no destruir la fuente generadora de rentas ni empobrecer a sus habitantes. Ahora es más grave esa situación. A 25 años de distancia ¿Qué perspectiva ve si vamos por lo mismo?

 

 

 

 

Mi perspectiva y mi esperanza

Por Rafael Cuello

 

Desde el 10/09/1930 el Poder Judicial es funcional al Poder Eejecutivo. Renunció a su esencia para construirrepública. De este modo el Ciudadano –el Soberano en la República- pierde su condición política y regresa a la categoría pre-republicana de vasallo sometido a los antojos del régimen imperante. Además vía, interpretación jurisprudencial, también se anuló la personalidad federal de las provincias y, aunque posean la soberanía original no delegada al gobierno central, se ven impedidas en ejercerla con pena de ser intervenidas y volver la situación al mando centralizado. Transformamos a los gobiernos provinciales, con sus legislaturas y poderes judiciales, en simples delegaciones administrativas del gobierno nacional.

Desde 1930 pasamos por todos los ribetes intelectuales a saber, entre otros: liberal, intervencionista, conservador, progresista, socialista, populista, de izquierda o derecha, estructuralista o monetarista, radical, peronista, de facto o democráticos, estatista o privatista. El resultado de la aplicación de todas las geniales fórmulas mágicas que los sucesivos hechiceros económicos, jurídicos y políticos hicieron desde entonces puedo verlo (como ejemplo) si comparo 1960 con 2015.

En 1960 éramos 20 millones de habitantes, aún con excelente educación y salud pública, con presencia de pobres, pero ningún excluido, donde el trabajo era un valor muy alto y deseado para la inmensa mayoría. En 2015 somos 43 millones con 20 millones de excluidos (igual población que en 1960) que están bajo la línea de pobreza, con salario insuficiente o desocupados, y el servicio de educación y salud pública inexistente si lo comparamos con los que entonces nos prodigábamos.

Observo que cada vez somos más, más pobres y más ignorantes. Donde el que trabaja, como dijo Discépolo, es un gil. Hoy percibimos el trabajo como castigo y condena por no pertenecer a la elite gobernante o de poder. Que lástima. Ahora no volamos más, estamos en tierra. Lo grave es que nuestros intelectuales nos proveyeron de palas y desde entonces comenzamos a cavar sin medida. Ya no volamos ni caminamos. Solo nos enterramos cada día un poquito más. Me duele mi Argentina. Quisiera poder ayudar a mis hermanos que vean lo evidente o me muestren lo equivocado que estoy. Que nada de lo que digo en estas líneas es como lo percibo. Pienso que la escalera no se barre de abajo para arriba sino de arriba para abajo. Para saber eso, no es necesario ser físico nuclear ni PHD en el MIT. Solo sentido común, como lo tiene y respeta la sociedad que quiere preservarse y trascender los tiempos para sus descendientes. Espero que todo sea un error de apreciación o perspectiva mío. Hasta que alguien explique mi equívoco veo otra crisis en el horizonte. Parece que somos el Titanic que denodadamente choca contra todo para hundirse. Seguimos buscando otro iceberg. Siento que los mismos que nos destrozaron ayer, hoy vienen a dar cátedra de buen hacer. Siento que seguimos escuchando cantos de sirenas (las mismas de siempre) que otra vez nos llevan a chocar.

Puedo ser ignorante pero no quiero ser cómplice con mi silencio. Me pregunto: ¿Podremos despertar del letargo y comprobar que en nuestras manos está el rumbo que le demos a nuestra vida y a nuestra Nación?

¿A alguien le interesa?

A mi si. Como John Lennon, sueño que tal vez exista otro ciudadano que le importe y seamos dos. O quizás, todo es un equívoco y nada es como me parece. Entonces, acaso, alguien pueda explicarme que en verdad estamos volando por nuestros anhelos y no, como opino, sepultando nuestras ilusiones de ser mejores y mancomunadamente construir el Bien común.

¡Ojalá esté equivocado!

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.